Cuatro formas de meditar en movimiento

junio 4, 2014 en 1:21 pm | Publicado en Salud | 1 comentario
Etiquetas: , , , ,

La meditación en movimiento es una modalidad que permite conectar con la mente y encontrar el perfecto equilibro entre el cuerpo y el alma

Meditar es una acción conocida por llevarse a cabo en estado de quietud. No obstante, surge la llamada meditación en movimiento, una forma de establecer conexión con la mente a través de movimientos corporales, con el fin de lograr la armonía del ser.

Brazos arribaImagen

En un lugar apacible, siéntate sobre un cojín y recuesta tu espalda en una pared. Cierra los ojos y estira tus piernas por completo. Inhala lentamente suficiente aire, retenlo en tu diafragma por cinco segundos y luego expúlsalo por tu boca de forma pausada. Realiza esto todas las veces que sea necesario hasta sentirse relajada.

Posteriormente, sube tus brazos al mismo tiempo en que aspiras y mantenlos en alto. Por último, bájalos lentamente mientras espiras. Repite el movimiento 10 veces.

Alcanza los pies

Lleva las manos a tu cintura y deslízalas suavemente por tu cadera, muslos, rodillas e intenta tocar tus pies o tobillos. Estira tus brazos y dedos lo más que puedas y mientras lo haces concéntrate en tu cuerpo, en tus extremidades y sus funciones. Libera las tensiones musculares y siéntete más liviana.

Manos al rostro

Seguidamente, sube tus manos desde los tobillos, pasando por muslos, caderas, cintura, pecho y hombros, hasta el cuello. ImagenAcarícialo suavemente respirando consciente y pausadamente.

Aprieta tu hombros para realizarte un automasaje. Sube las manos a tu rostro, mejillas y parte superior de la cabeza.

Pósalas en esa área por uno o dos minutos mientras imaginas que estás en un lugar con agua, (océano, isla, piscina, cascada…) y visualiza la belleza y plenitud de la naturaleza.

¡Sacude tu cuerpo!

ImagenDe pie, relaja tus brazos y manos. Mueve lentamente de un lado a otro tu cabeza para aflojar tu cuello y gira tus tobillos para hacer lo mismo con tus pies.

Una vez liberada de tensiones y manteniendo los ojos cerrados, comienza a agitar tu cuerpo, pero no de forma brusca, sino dócil y sin forzar los movimientos. Sacude tus manos, brazos, pies, piernas, torso y mueve la cabeza de un lado a otro. Déjate llevar por la sensación de libertad y trae a tu mente momentos y cosas que te causen alegría.

Estos ejercicios te permitirán meditar estando en movimiento, dejar fluir tus energías positivas y llenarte de buena vibra.

Anuncios

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.