Sensibilidad Dental: qué es y cómo tratarla

agosto 4, 2011 de 9:33 pm | Publicado en Familia, Salud | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Sabías que 57% de los adultos han experimentado sensibilidad dental? Si al ingerir bebidas frías o calientes, al cepillarte o recibir tratamientos odontológicos sientes dolor en tus dientes, tú puedes ser uno de ellos. Entérate de qué se trata y cómo evitarla

¿Qué es la sensibilidad dental?

Es un dolor agudo, de inicio rápido, focalizado y pasajero que se produce en el diente, originado por la pérdida del esmalte del diente. Se siente cuando estímulos como el calor, el frío y el dulce están en contacto con el diente. El dolor desaparece cuando se elimina el estímulo. La hipersensibilidad de los dientes es una condición que se puede tratar y curar.

¿Qué causa la sensibilidad dental?

  • El consumo permanente de bebidas carbonatadas o de jugos de frutas cítricas (limón, naranja, mandarina, piña, cerezas, etc.) 
  • Ingerir frutas cítricas continuamente
  • Consumo exagerado de vino
  • Cepillado exagerado e inadecuado
  • Utilizar cepillos de cerdas duras
  • Cepillarse frecuentemente con mucha presión en un mismo sitio 
  • Cepillarse inmediatamente después de consumir compuestos ácidos

Para evitar y tratar la sensibilidad dental te recomendamos:

  • Evitar el consumo frecuente de alimentos y bebidas ácidas
  • Evitar cepillarse inmediatamente después del consumo de alimentos y bebidas ácidas
  • No ejercer mucha presión en el cepillo para realizar el cepillado dental
  • Realizar un cepillado adecuado
  • Utilizar cepillos de cerdas suaves
  • Utilizar cremas especializadas en tratar la sensibilidad dental como Colgate Sensitive Pro-Alivio con tecnología Pro-Argin,  de venta en nuestras farmacias

Fuentes:

Odontólogo Matilde Hernandez

Anuncios

Guía del cabello: Graso

junio 6, 2011 de 9:14 pm | Publicado en Belleza, Salud | 18 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

Lo que se conoce normalmente como cabello graso, se trata en realidad de un exceso de sebo en el cuero cabelludo, que genera esa apariencia apelmazada y lacia. Se puede tener pelo grasoso en la raíz y seco en las puntas, por lo que hay que tratar de  corregir el exceso en la parte superior y a la vez, mantener las puntas hidratadas.

Las causas más comunes que se atribuyen a este problema suelen ser las dietas ricas en grasas, los desajustes hormonales y en la mayoría de los casos, la herencia.   Sin embargo, mantener las rutinas y emplear los cuidados adecuados para este tipo de cabello pueden mejorar su apariencia para sacarle el mejor provecho.

Cuidado diario

1.    Lavado
Lavar el pelo muy seguido hace que este tipo de cuero cabelludo se vuelva más grasoso, por lo que no se recomienda hacerlo todos los días.  Para que el nivel de grasa se mantenga normal, utiliza un champú suave; ya que las fórmulas más agresivas sólo estimularán más la actividad de las glándulas sebáceas.
Combate la sensación grasienta limitando la exposición al agua caliente; y lavando con movimientos breves, de forma rotativa y empleando las yemas de los dedos, ya que el cabello graso no debe recibir masajes a menudo para que no se active la producción de grasa.

Algunas opciones de champú especializadas en cabello graso son:

  •  Drene, champú anticaspa para cabello graso
  •  Head and Shoulders Limpieza Renovadora,  para cabello normal a graso
  •  Laboratorios Klorane, champú vitaminado a la pulpa de cidra
  •  Ducray Sabal para cabello graso

Recuerda que si un champú no te brinda los resultados deseados debes detener su uso y cambiarlo. Otra recomendación es que consultes con un dermatólogo cuáles son los productos más adecuados para ti.

2.    Acondicionado:
Muchas personas con el pelo graso no utilizan acondicionador después de lavarlo. Sin embargo, las puntas requieren de hidratación. 

Usa una pequeña cantidad de acondicionador desde la mitad del cabello hasta las puntas y enjuágate con agua fresca, para quitar los residuos.  Nunca  te apliques la crema sobre el cuero cabelludo.

Algunas  opciones en acondicionador que puedes probar, son:

  • Sedal S.O.S crecimiento fortificado
  • Pantene Pro V restauración
  • Herbal Essences Paralísalos

3.    Secado después del baño:
Después de bañarse, muchas personas se restriegan el cabello fuertemente con la toalla. Esto no es conveniente para quienes poseen el pelo graso, pues las fricciones estimulan la producción del sebo. Así, lo ideal es que te envuelvas la cabeza con una toalla suave para que el exceso del agua se absorba poco a poco.

4.     Cepillado  
Cepilla tu pelo con peines de madera o cepillos de cerdas naturales, pero no lo hagas con mucha frecuencia.  De igual forma, evita el cepillado antes de ir a la cama, ya que esta práctica estimula la grasa.

 

Llévalo con estilo

1.    Uso del secador :
El calor estimula la producción de las glándulas sebáceas, aumentando la grasa. Envuelve tu cabello con una toalla y espera por un rato a que disminuya el agua acumulada. Una vez que hayas hecho esto, enciende el secador  en la temperatura media (nunca en la más caliente) y sostenlo de forma inclinada, manteniéndolo a una distancia de 15 centímetros y variando la dirección del aire.

2.    Tratamientos Hidratantes  
El cabello graso demanda menos nutrición, sin embargo los productos hidratantes no deben olvidarse, sobre todo para los cabellos largos. Este cuidado es particularmente recomendado para quien usa coloraciones.
Puedes utilizar:

  • Tratamiento L’oreal Elvive Reparación Total
  • Sedal S.O.S Tratamiento Fortificado

3.    Tratamiento Natural
Una vez por semana frótate el cuero cabelludo con aceite de jojoba (similar a la grasa natural del cabello) y déjalo actuar toda una noche. De esta forma se engaña al cuerpo, que interpreta que es él quien lo está produciendo y se regula su producción de grasa.

4.     El toque final  
Gran parte de las personas que tienen el pelo graso, sobre todo las que lo llevan largo, tienen las puntas florecidas y espigadas. Para eliminar este problema, aplica una pequeña cantidad de productos de silicona, sólo en las puntas.

5.    Mantenimiento :
Al igual que el resto de los cabellos, el graso demanda cortes periódicos para que se mantenga bello y sin puntas abiertas. Se recomienda hacerlo al menos cada tres meses.

Si te gustó este artículo, también podría interesarte: Guía del cabello: Rizado

Fuentes:
100% Guapa
Bellezanatural.com
Dermatóloga al día
Lindisima.com
Para ellas

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.